¿Tenemos claro que son las ingestas de referencia?

Comparte este contenido:

Como hemos comentado en otros artículos, como en el de valoración nutricional, a la hora de elegir un alimento la etiqueta es nuestra principal arma. El etiquetado de los alimentos debe contener la información más relevante del producto que tenemos entre manos y que nos permita decidir si es el que más nos conviene.

En el presente artículo vamos a hablar de uno de los puntos del etiquetado a los que no se suele prestar tanta atención; las IR (Ingesta de Referencia de un adulto medio) y las VRN (Valor de referencia del nutriente).

 

¿Qué son las IR y las VRN?

La Ingesta de Referencia (IR) es la cantidad de nutrientes (macronutrientes y micronutrientes) que se considera que una persona debería ingerir por término medio cada día, a través de su dieta, para mantener un buen estado de salud. En el caso de los micronutrientes, el término que se indica en las etiquetas es el de Valor de Referencia de Nutrientes (VRN). IR y VRN son valores equivalentes pero las IR se refieren tanto a macronutrientes como micronutrientes y las VRN sólo a micronutrientes.

Según el reglamento para las etiquetas difundido por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, las Ingestas de Referencia (IR) y Valores de Referencia de Nutrientes (VRN) para un adulto medio son:

Los IR y VRN son recomendaciones generales que buscan que los consumidores seamos más conscientes del impacto que puede tener un producto determinado (en términos de aportes de energía y nutrientes) en nuestra dieta.

 

¿Cómo se calculan los IR y VRN?

Las necesidades de energía y nutrientes pueden variar dependiendo de la edad, sexo, actividad física y existencia de enfermedades, pero como los IR y VRN son indicaciones generales destinados a toda la población, se calculan a partir de las necesidades medias estimadas tomando como base la de una persona con una actividad ligera o moderada. En el caso de la energía, por ejemplo, se toma como valor 2000 kcal (8400 kJ). Deben ser capaces de aportar la energía necesaria para cubrir los siguientes aspectos:

– Los procesos vitales que realiza nuestro organismo (metabolismo basal).
– Las necesidades de trabajo físico que precisamos desarrollar.
– La realización de la termogénesis. La termogénesis es la cantidad de energía que nuestro cuerpo emplea para la realización de funciones como el mantenimiento del calor corporal, la digestión, absorción y metabolismo de los nutrientes.

 

En la práctica…con un ejemplo, mejor

Por ejemplo, un alimento como el yogur contiene 120 mg de calcio por cada 100 g de producto. ¿Es una cantidad alta o baja? ¿Qué necesidades cubre? Esto no tendríamos por qué saberlo.

Sin embargo, si decimos que las Ingestas de Referencia (IR) o Valor de Referencia de Nutrientes (VRN) del calcio son de 800 mg por día para un adulto, ya tenemos el contexto para comparar esa cantidad de mineral que nos aporta un alimento. Podríamos afirmar, por tanto, que 100 g de yogur cubrirían alrededor del 15% de las necesidades diarias de un adulto. En muchas etiquetas nos facilitan la tarea de cálculo al mencionar junto con la cantidad del nutriente el porcentaje del IR o VRN.

Esperamos que este artículo os haya gustado y quedamos a vuestra disposición para cualquier duda o sugerencia.

 

Síguenos y estarás al día de nuestras publicaciones:

Fuente imagen: Pexels – Artem Beliaikin

Publicado el 13 agosto 2019 en Aizea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top