¿Son útiles los complementos alimenticios frente al coronavirus?

cápsulas de complementos alimenticios
Comparte este contenido:

El otro día una persona cercana me comentaba una noticia que había leído sobre los “suplementos nutricionales” y su utilidad durante esta temporada de confinamiento. Conociendo mi relación con el mundo de los complementos me preguntaba si realmente eran necesarios en estos días porque en este artículo los ponían en tela de juicio.

Le pedí que me mandara el artículo (1), publicado en un reconocido periódico nacional, y me dispuse a poder aclarar las dudas que le habían surgido después de leerlo.

 

Complemento que no suplemento

En el artículo se utiliza la palabra «suplemento» pero el término que la ley usa es “complemento”. Pero…. ¿que es un complemento alimenticio?

Según el Real Decreto 1487/2009 (que es una trasposición de la Directiva 2002/46/CE del Parlamento Europeo) los complementos alimenticios se definen como “los productos alimenticios cuyo fin sea complementar la dieta normal y consistentes en fuentes concentradas de nutrientes o de otras sustancias que tengan un efecto nutricional o fisiológico, en forma simple o combinada, comercializados en forma dosificada, es decir cápsulas, pastillas, tabletas, píldoras y otras formas similares, bolsitas de polvos, ampollas de líquido, botellas con cuentagotas y otras formas similares de líquidos y polvos que deben tomarse en pequeñas cantidades unitarias..

Como la propia definición de complemento señala, nos encontramos ante productos alimenticios consistentes en fuentes concentradas de nutrientes cuya finalidad es complementar la ingesta de nutrientes en la dieta normal. Es decir, no estamos ante un medicamento cuya finalidad es tratar o curar una enfermedad, ni tampoco es un producto que sustituya a una dieta equilibrada.

Lo ideal sería que por medio de nuestra alimentación pudiéramos incorporar todos los nutrientes que nuestro organismo necesita para realizar sus diversas funciones. Pero numerosos estudios ponen de manifiesto que, por diversas causas, esto no se suele dar en la práctica, de tal manera que existen déficits de ciertos nutrientes a nivel general así como déficits en ciertos grupos de población (personas mayores…etc).

El sentido que tienen este tipo de productos es, por tanto, «complementar» la ingesta de nutrientes en la dieta normal.

 

¿Pueden los complementos alimenticios inmunizar frente al coronavirus?

Es cierto, como comenta el artículo, que nos podemos encontrar con empresas que quieran realizar su particular agosto aprovechando estos momentos en los que nos encontramos, realizando una publicidad que no es veraz atribuyendo al producto propiedades que no tiene y que antes hemos comentado.

He de comentar, así mismo, que el objetivo del artículo es bueno y que tomar estos días complementos nutricionales para reforzar el sistema inmune no es la solución a un posible contagio por Coronavirus.

Pero, aunque esto es cierto, no es menos cierto también que nuestro sistema de defensa está muy influenciado, entre otras cosas, y tal como se reconoce en el artículo, por nuestra alimentación. En el artículo se dice que “el sistema inmune no parece susceptible de mejorar” aunque está más que demostrado que sí es “susceptible de empeorar”.

 

¿Qué es la inmunonutrición?

La inmunonutrición estudia las interacciones entre la nutrición y la inmunidad (2). Nutrientes como el hierro, vitamina A, vitamina C, vitamina D, vitamina B6 y vitamina B12 contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario (declaración aprobada por la EFSA para estos nutrientes).

Lo mejor es tomar estos nutrientes a través de una alimentación adecuada pero la realidad es que en muchos casos no se hace, por falta de conocimientos de la población, por aversión a ciertos alimentos que los incluyen, por exceso de consumo de comida rápida… etc. tal y como comentamos en nuestro artículo ¿te has planteado si de verdad necesitas complementos alimenticios?

 

¿Qué opino al respecto?

Por todo lo anterior, entiendo que los profesionales de la salud debemos seguir informando de forma práctica sobre alimentación, nutrientes, raciones recomendadas, etc.

Pero mientras esa información no se “procesa” y no se “integra” adecuadamente en el día a día hay nutrientes que pueden verse comprometidos en determinadas edades y estados fisiológicos; calcio, hierro, cinc, vitamina D, ácido fólico….etc (3).

Es por ello que el uso de complementos nutricionales, puede ayudar a cubrir esas ingestas que no se están realizando correctamente. Pero eso sí, lo adecuado, como siempre, es solicitar información a los especialistas.

 

Bibliografía
1. https://elpais.com/elpais/2020/03/18/buenavida/1584541839_796130.html
2. B Zapatera, A Prados Bo, S Gómez Martínez, A Marcos. Inmunonutrición: metodología y aplicaciones. Rev Esp Nutr Comunitaria 2015;21(Supl. 1):144-153
3. EVALUACIÓN NUTRICIONAL DE LA DIETA ESPAÑOLA. II MICRONUTRIENTES. Sobre datos de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética (ENIDE).

Marian Alonso-Cortés Fradejas

Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Navarra y Licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos por la Universidad de León. Desde el año 1999 viene realizando consultoría especializada en desarrollo de productos y formación para empresas de complementos alimenticios. También realiza asesoramiento técnico de calidad para empresas alimentarias. Actualmente es responsable de la Dirección Técnica de la Consultoría Aizea.

 

Síguenos y estarás al día de nuestras publicaciones:

Fuente imagen: Pixabay – Stevepb

 

Publicado el 22 febrero 2019 en A mi aire, Nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top