¿Te falta tiempo para cocinar sano? te doy una herramienta

Comparte este contenido:

En un reciente congreso celebrado el pasado mes de septiembre en Madrid se destacaba que el 25% de la población española padece obesidad o sobrepeso y su ritmo de crecimiento en nuestro país era similar al de Estados Unidos.¿Cómo es posible que en un país que presume de tener la mejor dieta del mundo (la dieta mediterránea) haya semejante escenario? Podemos buscar muchas causas pero la principal es, por mucho que hablemos de lo buena que es la dieta mediterránea, que simplemente no la ponemos en práctica.

 

Nos falta tiempo

Buena parte de no llevarla a la práctica se la podemos achacar al factor tiempo. El ritmo de vida actual nos quita tiempo para poder dedicarlo a hacer todos aquellos platos que hacían nuestras madres y abuelas; legumbres, verduras…etc (casualmente los tipos de platos que vamos perdiendo en nuestra dieta actual).

¿Cómo poder hacer todos aquellos platos? No está todo perdido, la tecnología culinaria acude a nuestra ayuda. Hoy voy a hablar de una herramienta que nos ayudará a ganar tiempo y a poder alimentarnos de una manera sana: la olla a presión también conocida como olla express.

 

Cómo funciona una olla a presión

El fundamento del uso de las ollas a presión, consiste en, disminuir la presión para así aumentar la temperatura de cocción, empleando por tanto, menos tiempo en su preparación. La olla a presión es un aparato formado por distintas partes:

a) Un recipiente u olla propiamente dicha, donde se introducirá el alimento.
b) Una tapadera que encaja perfectamente con la olla compuesta por:
– Un mango, que nos sirve para agarrarla
– Un sistema que nos indica el grado de presión interna
– Una válvula de salida de presión
– Una goma, imprescindible para cerrar bien la olla e impedir que salga, nada a través de la tapa.

Actualmente las ollas, además, disponen de un conjunto de sistemas de seguridad, que las hacen seguras en su manejo.

 

Ventajas del uso de una olla a presión

La olla a presión tiene una serie de ventajas, frente a la cacerola normal, muy atractivas:

1.- Ahorro de tiempo, las ollas a presión tardan un tercio menos de tiempo que las cacerolas convencionales para una cocción normal en general (o incluso menos en función de la olla).

2.- Un mayor aprovechamiento de los nutrientes, al disminuir los tiempos de preparación.

3.- Ahorro de energía: es claro que a menor tiempo en el fuego menos consumo de energía.

 

Algunas recomendaciones para su uso

Como habrás visto, estamos ante una herramienta que nos va a permitir ganar tiempo y comer sano, pero hay una serie elementos que tendremos que tener en cuenta:

a) Comprobar periódicamente los sistemas de seguridad de la olla.

b) Introducir los alimentos y la cantidad de agua recomendada por el fabricante y la receta, a mejor olla menor pérdida de agua pero siempre es necesario adicionar líquido sin que esta sobrepase los 2/3 de su volumen, si el alimento produjera espuma o se hinchase no sobrepasar la ½ del volumen de la misma.

c) Empezar a contar el tiempo recomendado desde que el sistema de presión se activa, teniendo en cuenta que para la cocción total del alimento, los fabricantes suele contar el tiempo en el que la olla pierde su presión.

d) No abrir nunca la olla sin haber eliminado la presión de la misma, ni forzando los sistemas de apertura.

e) Las técnicas culinarias más adecuadas para usar en la olla a presión son las cocciones en medio acuoso (legumbres, verduras) y algunas cocciones mixtas (arroz).

 

En conclusión

Estamos ante una herramienta que podemos utilizar en el día a día para comer de manera sana sin perder mucho tiempo en ello. Personalmente la utilizo de manera habitual para preparar platos de legumbres y verduras invirtiendo una media de 15 minutos en ello. Alguien me dirá que con la olla express los platos no salen con el mismo gusto que los platos de nuestras madres. Hasta cierto punto le doy la razón, pero por experiencia puedo decir que es cuestión de ir experimentando, y afinando con las cantidades de alimento, tiempo y agua, para que el resultado final se parezca cada vez más a los platos que mi madre solía hacerme.

 

Síguenos y estarás al día de nuestras publicaciones:

Fuente imagen: Propia

 

 

Publicado el 23 octubre 2019 en A mi aire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top