Nutrición para la enfermedad del Alzheimer

Comparte este contenido:

A lo largo de estas semanas, desde Aizea, hemos estado impartiendo en la Asociación Navarra de Familiares de enfermos de Alzheimer una charla sobre “Nutrición y Alzheimer”. El objetivo principal era ayudar desde el punto de vista de la nutrición a que las personas con EA (Enfermedad de Alzheimer) tengan la mejor calidad de vida posible. La desnutrición en pacientes con EA todavía puede llegar a empeorar más la progresión de la enfermedad.

 

¿Cuáles son los principales problemas nutricionales de esta enfermedad?

La pérdida de habilidades provocadas por la enfermedad tienen un impacto directo en la alimentación de los enfermos. Existen problemas asociados en el curso de la enfermedad tales como la disfagia (cualquier alteración del proceso de deglución, desde la colocación de la comida en la boca, hasta su llegada al esófago y su posterior llegada al estómago), el exceso de peso y el bajo paso.

También trastornos asociados del comportamiento (el paciente ha olvidado cómo preparar la comida, el paciente se niega a comer, escupe la comida…) y factores de riesgo asociados como la polimedicación, problemas bucales, malabsorción por problemas digestivos, anorexia…

 

¿Qué puede aportar la nutrición?

Durante las charlas se abordaron diferentes soluciones prácticas como:

– Consejos para facilitar la ingesta de alimentos: trucos para favorecer la apertura de la boca, favorecer la masticación, favorecer la deglución.

– La utilidad de valorar la autosuficiencia del paciente a la hora de preparar la comida o realizar actividades que tengan que ver con la comida.

– Cómo planificar y elaborar un menú semanal completo, variado y equilibrado.

– La importancia de la dieta mediterránea como patrón de estilo de vida saludable. Además, en este colectivo en particular, destacamos aquellos nutrientes que podrían ayudar a prevenir el desarrollo de la EA: los ácidos grasos omega-3, los antioxidantes y el ácido fólico. Hablamos del porqué contribuyen al normal funcionamiento del cerebro (propiedades) y de cómo introducirlos en la dieta del paciente según su tolerancia y aceptación.

 

Cuidarse para cuidar

También, como punto de reflexión, hicimos ver a los cuidadores o familiares que los problemas asociados al curso de la enfermedad no solo repercuten al paciente, sino que también les afectan a ellos. Desde el punto de vista de la alimentación es muy importante que ellos se cuiden, que mantengan un estilo de vida saludable, porque si ellos caen enfermos esto se verá directamente reflejado en la salud del enfermo de Alzheimer.

Agradecemos la asistencia a los familiares y cuidadores de enfermos de EA y a la Asociación AFAN por hacer posible estas jornadas.

 

Síguenos y estarás al día de nuestras publicaciones:

Fuente imagen: Propia

Publicado el 25 junio 2019 en Aizea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top