Cuidado con caer en las redes de una dieta milagro

Comparte este contenido:

Fue un verdadero placer intervenir en el programa de Jordi Cruz de Cadena 100 para dar pequeños consejos para mejorar nuestros hábitos alimentarios (el corte está a partir del minuto 18:32). Una de las cuestiones que salió en la entrevista fue el de las dietas milagro y, puesto que estamos en fechas, me ha parecido interesante el tratar este tema con un poco de detenimiento.

 

¿Para qué queremos perder peso?

Después de fechas clave o vacaciones (navidades, antes de verano) nos encontramos con la misma historia: PRISAS para perder peso. Básicamente nos encontramos con dos características comunes en toda persona que quiere perder peso:

– DIETA RÁPIDA: cuanto antes nos quitemos el problema mejor…nos queda poco tiempo para quitarnos la ropa.

– DIETA SIN ESFUERZO: nos gusta comer y no queremos renunciar a ello.

Lo primero sobre lo que tenemos que reflexionar es sobre el problema que supone tener unos kilos de más. ¿Nos supone un problema de imagen? ¿Nos supone un problema de salud?. La primera respuesta se suele repetir, es lo que más nos importa. Pero la segunda parte es la que tiene que realmente motivarnos…el exceso de peso conlleva problemas de salud, en muchos casos graves.

 

Las prisas son malas consejeras

Parafraseando el refranero español, lo cierto es que son precisamente las prisas (tenemos una boda a un mes vista, acabamos de comprar un bañador que puede quedar genial con algún kilo menos…etc) uno de los principales motivos de caer en las redes de las famosas dietas milagro. Periódicamente aparecen en el mercado nuevas dietas de adelgazamiento, difundidas a través de programas de televisión, revistas de moda, alimentación, etc., que tienen en común el anuncio de una rápida pérdida de peso sin apenas esfuerzo para quienes las realizan. Este tipo de dietas dan con la cuadratura del círculo; rápida pérdida de peso y sin esfuerzo.

 

Inconvenientes de las Dietas Milagro

Uno de los principales enganches que tienen este tipo de dietas es que aparentemente perdemos peso pero provocando la siguiente reacción en nuestro organismo; ante la falta de energia recibida, el cuerpo tiene que buscar otras fuentes alternativas (como la destrucción de las proteínas corporales), lo que provoca una pérdida de masa muscular y por otro lado la formación de cuerpos cetónicos (se producen cuando el cuerpo utiliza las grasas en lugar de los azúcares para generar energía), que son peligrosos para el organismo cuando su formación se prolonga en el tiempo. Es decir, se produce una reducción a costa de poner en peligro nuestra salud.

– Este tipo de dietas producen un efecto yo-yo, el peso perdido se recupera a corto plazo.
– Son dietas poco efectivas, se abandonan en poco tiempo.
– No enseñan a comer de forma sana.
– Provocan, en muchos casos, problemas de salud; carencias nutricionales (anemias, cansancio, mareos…etc), problemas renales, aumento de colesterol, ácido úrico y triglicéridos.

 

¿Cómo distinguir una Dieta Milagro?

– Prometen una pérdida de peso rápida y sin esfuerzo.
– Excluyen alguno de los grupos principales de alimentos (no comer pan, pasta, arroz, no comer fruta…)
– No tienen en cuenta las características individuales de la persona
– No educan los hábitos alimentarios, no enseñan a comer a largo plazo.

 

Pautas sencillas para controlar el peso:

• Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra (alimentos integrales, legumbres, frutas, verduras…)
• Controlar consumo hidratos de carbono
• Reducir la ingesta de azúcares: bollería, pasteles, caramelos, golosinas, bebidas azucaradas, sólo aportan “kcalorías vacías”.
• Evitar el picoteo entre horas. Realizar cuatro o cinco comidas diarias de forma regular.
• Utilizar mayoritariamente técnicas culinarias bajas en grasa: plancha, vapor…
• Beber gran cantidad de agua: entre 1.5 litros y 2 litros diarios.
• Moderar sal y especias: aumentan el apetito.

 

Síguenos y estarás al día de nuestras publicaciones:

 

Publicado el 7 mayo 2019 en A mi aire, Dieta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top