¿Tienes una buena etiqueta?

Comparte este contenido:

El pasado diciembre se publicó el informe anual de «Controles oficiales en los establecimientos alimentarios y alimentos en el ámbito del Ministerio de Consumo».Uno de los incumplimientos detectados que más se ha repetido ha sido el de la información obligatoria del etiquetado.

Esto tiene gran trascendencia puesto que la etiqueta es la principal herramienta con la que cuenta el consumidor para acceder a toda la información sobre el alimento y por tanto escoger la opción alimentaria que más se adecue a sus necesidades. A continuación vamos a repasar los principales puntos que debe tener un etiquetado.

 

Etiquetado nutricional

Cuando hablamos de etiquetado tenemos que tener claro que en el mismo podemos encontrar diferentes tipos de información que trataremos a continuación. Vamos a comenzar por la parte de los nutrientes. El Reglamento (UE) Nº1169/2011 sobre la Información Alimentaria Facilitada al Consumidor establece cómo se debe ofrecer esta información. En la etiqueta nutricional de un producto envasado (que suele aparecer en forma de tabla) debe mostrar:

La información nutricional expresada por 100 gr o 100 ml de producto. De manera voluntaria el fabricante también puede poner por raciones pero es obligatorio que por lo menos aparezca por 100 gr o 100 ml (así es posible comparar dos productos).

Los valores que deben aparecer obligatoriamente en la tabla y en este orden son:
– Valor energético, expresado en Kilojulios (KJ) y Kilocalorías (Kcal).
– Cantidad de grasa total y grasa saturada, expresada en gramos (g).
– Cantidad de Hidratos de carbono y azúcares, expresada en gramos (g).
– Cantidad de proteínas, expresada en gramos (g).
– Cantidad de sal, expresada en gramos (g).

Se pueden incluir en esta tabla de forma opcional:
– Grasa monoinsaturada y poliinsaturada.
– Polialcoholes, almidón y fibra.
– Vitaminas y minerales; expresados como porcentaje de las ingestas diarias de referencia (siempre y cuando estén en cantidades significativas).

Para realizar esta valoración nutricional el fabricante puede optar por dos sistemas:

Análisis nutricional en un laboratorio: mediante técnicas específicas de análisis de alimentos, los laboratorios especializados llevan a cabo los cálculos “exactos” de estos valores.

Cálculo de valores nutricionales: con la ayuda de la información detallada de los componentes del producto/receta y personal cualificado (Dietista-Nutricionista) se realiza el cálculo mediante tablas de composición de alimentos.

Esta última opción de valoración es más competitiva desde un punto de vista económico que el análisis nutricional.

 

Listado de ingredientes

Otra de las partes esenciales del etiquetado de los productos es el del listado de los ingredientes. Para llevarlo a cabo debemos:

1. Tener claro cuáles son los ingredientes que conforman el producto y en qué cantidades están presentes en el mismo.

2. Que los ingredientes aparezcan en orden decreciente (de mayor a menor cantidad presente en el alimento).

3. Si su porcentaje en el alimento es mayor al 2 % debe aparecer el porcentaje del mismo respecto al total de ingredientes y entre paréntesis los subingredientes que forman el ingrediente.

En este caso, como se puede ver, las reglas son bastantes sencillas, pero en nuestra experiencia en la  elaboración de etiquetado los mayores errores pueden venir por no disponer de una ficha técnica adecuada y actualizada. Es muy importante que las fichas técnicas de esos ingredientes sean correctas y aporten todos los datos necesarios (valores nutricionales, subingredientes, alérgenos…).

 

Declaración de alérgenos

Finalmente nos encontramos con una información crucial para personas alérgicas o intolerantes; la declaración de alérgenos. Los alérgenos deberán aparecer en el listado de ingredientes con una tipografía distinta al resto de ingredientes (destacados en negrita, con un tamaño de letra más grande…). Los 14 alérgenos de declaración obligatoria son:

• Cereales que contienen gluten; por ejemplo, trigo, centeno, cebada, avena, espelta o sus cepas híbridas, y productos de éstos;
• Crustáceos y productos a base de crustáceos;
• Huevos y productos a base de huevo;
• Pescado y productos a base de pescado;
• Cacahuetes y productos a base de cacahuetes
• Soja y sus productos;
• Leche y productos lácteos (incluida lactosa);
• Frutos se cáscara;
• Apio y productos derivados;
• Mostaza;
• Sésamo;
• Sulfitos y dióxido de azufre;
• Moluscos y productos a base de moluscos;
• Altramuces y productos a base de altramuces

En este apartado los principales problemas con los que nos podemos encontrar son los relativos a la contaminación cruzada en el proceso de elaboración y en la declaración de alérgenos de subingredientes (de nuevo las fichas técnicas adquieren gran importancia).

Con respecto a la contaminación cruzada y como en su momento vimos en nuestro artículo ¿sabes qué es el etiquetado precautorio?  se debe llevar a cabo un análisis y si el mismo concluye que un alérgeno puede estar presente en el alimento de manera involuntaria e inevitable en nuestro etiquetado deberá aparecer la mención “Pueden contener” “Contiene trazas de” seguido del alérgeno.

 

En conclusión

Los fabricantes de los productos alimenticios deben prestar atención no solo en el producto que elaboran sino en la información que ofrecen del mismo, como hemos indicado es la principal herramienta con la que cuenta los consumidores (y además un derecho que los mismos tienen).

A la hora de elaborar los etiquetados de los productos, cobra mucha importancia el aspecto visual de los mismos (está claro que una etiqueta atractiva puede hacer que el producto se venda más) y casi siempre la última palabra la tiene el departamento de márketing. Pero la revisión final debería ser siempre papel del departamento técnico, fundamental para evitar muchos de los incumplimientos que se suelen detectar.

Bibliografía
Informe anual de los controles oficiales en los establecimientos alimentarios y alimentos en el ámbito del ministerio de consumo año 2020.
Reglamento (UE) 1169/2011 sobre la Información Alimentaria Facilitada al Consumidor

Síguenos y estarás al día de nuestras publicaciones:

Fuente imagen: Pixabay – Squirrel_photos

Publicado el 18 enero 2022 en Aizea, Seguridad alimentaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top