El aditivo alimentario E171 no se considera seguro

Comparte este contenido:

Recientemente ha sido publicado un estudio por parte de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) sobre el riesgo de utilización del Dióxido de Titanio (E171) como aditivo alimentario, a raíz de un informe elaborado por la agencia de seguridad alimentaria francesa (ANSES).

 

¿Qué es el Dióxido de Titanio?

El Dióxido de Titanio es un componente (extraído de la ilmenita) utilizado tanto en la industria alimentaria, como en la farmacéutica y en la industria cosmética. En la industria alimentaria es un aditivo (identificado como E171) que se utiliza como colorante; se emplea para mejorar visualmente el aspecto de los alimentos aportando color u opacidad a alimentos que de lo contrario serían incoloros.

 

¿En qué tipo de alimentos se utiliza?

El Dióxido de Titanio se suele utilizar para la fabricación de sopas, salsas, productos de panadería, productos de frutos de cascara procesados (turrones, bizcochos…etc), golosinas (gominolas, chicles..etc) y complementos alimenticios.

 

¿Qué es lo que dice el informe?

La EFSA realizó una revisión de todas las pruebas científicas que disponía y concluyó que existe riesgo de genotoxicidad. La genotoxicidad es la capacidad que tienen una sustancia química de dañar el ADN.

Dicha genotoxicidad es preocupante porque puede tener efectos cancerígenos. Aunque la absorción de las partículas de Dióxido de Titanio es baja por ingestión oral, el problema es que la misma se puede ir acumulando en el organismo.

Esto es lo que determina que la EFSA considere que no se pueda establecer un nivel seguro de ingesta diaria y que determine que el Dióxido de Titanio no es seguro para su utilización como aditivo alimentario.

 

¿Qué consecuencias tiene este informe?

La actividad principal de la EFSA es realizar evaluaciones de riesgos basados en evidencias científicas. Esto significa que este informe, por si, no puede prohibir la utilización de este tipo de aditivo alimentario. Es papel de las distintas autoridades europeas (o en su defecto nacionales) las que deben hacerlo.

No obstante es conveniente que tanto consumidores como fabricantes tomen nota del mismo. Los primeros para tomar nota de a lo que se exponen y los segundos para ir modificando sus formulaciones.

 

 

Bibliografía
https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/web/noticias_y_actualizaciones/noticias/2021/revision_aditivo_E171.htmhttps://www.boe.es/doue/2021/074/L00003-00006.pdf

 

Síguenos y estarás al día de nuestras publicaciones:

Fuente imagen: Pixabay – la-Fontaine

Publicado el 11 mayo 2021 en Aizea, Seguridad alimentaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top