Pistas para cumplir los propósitos de año nuevo

Comparte este contenido:

A comienzos de año nos marcamos un montón de propósitos para el nuevo año. Algunos de ellos relacionados con la mejora de nuestro peso. La vuelta a la normalidad después de las fiestas de Navidad implica recuperar o plantearse buenos hábitos alimentarios. ¿Cómo compensar los excesos y recuperar la “normalidad” de las buenas costumbres alimenticias?

 

Te damos algunas pistas

Una selección idónea de alimentos te puede ayudar a sentirte bien, a compensar los excesos y a recuperar la normalidad de las buenas costumbres alimenticias. A continuación te damos algunos alimentos que te pueden ayudar:

– Té verde: es antioxidante, depurativo y un poco estimulante. El té verde es de gran interés nutricional y funcional, sobre todo por los flavonoides con acción antioxidante.

– Copos de avena: la avena contiene betaglucanos, un tipo de fibra soluble, y avenastrol, un fitoesterol. Estos componentes tienen la función de disminuir el colesterol en el intestino. Después de días de excesos es posible que se hayan alterado los niveles de azúcares y lípidos.

– Semillas: poseen minerales, vitaminas, ácidos grasos saludables, fibra y lecitina que mejoran la salud intestinal y ayudan a acelerar el metabolismo y disminuir triglicérdios y colesterol “malo” en sangre. Espolvoréalas en panes, ensaladas, sopas…etc.

– Pescado azul: por su alto contenido en ácidos grasos omega 3, estos alimentos compensan el consumo desmedido de grasas saturadas.

– Verduras de hoja verde: por sus propiedades nutricionales y funcionales (el pigmento verde que les caracteriza tiene un potente efecto alcalinizante y además nos ayuda a depurar y oxigenar la sangre) favorecen al organismo a “descongestionar” el aparato digestivo, estómago, intestinos, vesícula biliar e hígado.

 

Algunos consejos nutricionales adicionales

Además de estos alimentos, desde Aizea te damos los siguientes consejos:

Toma agua en cantidad suficiente: el agua además de hidratar te ayuda a conseguir mayor sensación de saciedad.

Ponte un objetivo a corto – medio plazo: la constancia y el compromiso con tu propósito te llevará a conseguir aquello que deseas.

Come más veces al día para no pegarte atracones en una sola toma: siempre hay opciones saludables que te ayudarán a combatir la sensación de ansiedad, como una pieza de fruta, palitos de zanahoria, una onza de chocolate puro, un puñadito de frutos secos…etc.

Tómate tú propósito del cambio a una vida saludable con tranquilidad (sin prisa pero sin pausa): las dietas milagro no existen, y las bajadas exageradas de peso no son buenas para la salud. Una dieta bien planificada no te hará bajar de peso de la noche a la mañana. Además, sé consciente de que luego será mucho más fácil de mantener.

Hacer ejercicio es fundamental: una buena alimentación y la realización de actividad física diaria te ayudará a conseguir de manera más efectivas tus metas.

No te peses todos los días: el peso oscila por muchas razones a lo largo del día (retención de líquidos, cambios hormonales, horarios, distribución del músculo, agua, sexo…). Cuando te peses hazlo siempre a la misma hora en las condiciones más parecidas a las que lo hiciste la vez anterior.

Recuerda que puedes llegar a conseguir tus propósitos aplicando pequeñas pautas alimentarias y realizando actividad física de manera constante. Y si quieres una planificación semanal alimentaria estructurada no dudes en ponerte en manos de un profesional Dietista – Nutricionista. Comentanos tu experiencia y si tienes alguna duda te la intentaremos resolver.

 

Síguenos y estarás al día de nuestras publicaciones:

Fuente imagen: Pixabay – mohammed_hassan

Publicado el 8 enero 2019 en Aizea, Nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top