¿Existen milagros en el terreno de la nutrición?

Comparte este contenido:

Pensémoslo por un momento. Si eso fuese verdad todos estaríamos en un peso saludable. Pero, la realidad es que según los últimos datos de la Fundación Española de Nutrición (FEN), 1 de cada 2 españoles adultos presenta exceso de peso (1) y muchos de ellos han pasado anteriormente por distintos métodos, algunos de ellos dietas y productos milagro, para intentar adelgazar sin éxito.

 

¿Cómo reconocer una dieta milagro?

 

Desconfíe de toda dieta o planteamiento dietético que utilice la palabra “mágica” o “milagro”. Este es uno de criterios que recoge el documento de consenso de la FEDN, Fundación Española de Dietistas Nutricionistas (2), pero hay más criterios que le deben hacer sospechar y descartar las dietas que:

  • Prometen resultados rápidos.
  • Prometen resultados asombrosos o “mágicos”.
  • Prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos.
  • Contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida.
  • Se pueden auto-administrar o implementar sin la participación de profesionales sanitarios cualificados (“hágalo usted mismo”).
  • Contienen listados de alimentos buenos y malos.
  • Exageran o distorsionan la realidad científica de un nutriente o alimento.

 

¿Por qué no seguir una dieta milagro?

 

Cada vez hay más personas que buscando resultados rápidos a la hora de perder peso, confían en dietas que “les ha recomendado una amiga”, la dieta de moda del momento o la que están siguiendo las celebrities. Pero lo que no asumen es que están poniendo en riesgo su salud, aunque no sean conscientes de ello.
Y es que seguir una dieta milagro, sin supervisión de un profesional de la nutrición, puede tener algunos de los siguientes efectos adversos:

  • Originar desnutrición o déficit de determinados nutrientes, en especial las vitaminas y los minerales.
  • Inducir cambios en el metabolismo. Es decir, que al ingerir tan pocas calorías durante el tiempo que se sigue la dieta milagro hace que el cuerpo cree “resistencia” a la pérdida de peso y no sólo llegaremos a un punto de estancamiento sino que costará más deshacerse de los kilos en sucesivas dietas.
  • No aprender a comer, favoreciendo el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria y cronificar hábitos alimentarios erróneos o incluso arriesgados.
  • Fomentar el sentimiento de frustración al volver a recuperar el peso perdido tras el abandono de la dieta milagro.
  • Aparición de algunos signos de desnutrición como caída del cabello, debilidad de las uñas, mareos, falta de energía, desajustes hormonales, dolores de cabeza o falta de concentración.
  • Retrasar el inicio de un tratamiento adecuado, personalizado y con seguimiento de un profesional.

Requisitos que sí debería cumplir un tratamiento eficaz del sobrepeso y la obesidad

 

Según el Documento de Consenso de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), toda práctica dietética basada en la evidencia debería cumplir las siguientes condiciones (3):

  • Disminuir la grasa corporal preservando al máximo la masa magra.
  • Realizable por un espacio de tiempo prolongado.
  • Eficaz a largo plazo, esto es, manteniendo el peso perdido. Prevenir futuras ganancias de peso.
    Conllevar una función de educación alimentaria que destierre mitos, errores y hábitos de alimentación inadecuados.
  • Disminuir los factores de riesgo cardiovasculares asociados a la obesidad (hipertensión arterial, dislipemia, prediabetes o diabetes mellitus)
  • Mejorar otras posibles enfermedades secundarias vinculadas al exceso de peso (apnea del sueño, artrosis, riesgo neoplásico, etc.).
  • Inducir una mejoría psicosomática con recuperación de la autoestima.
  • Aumentar la capacidad funcional y la calidad de vida.

 

Está claro, no existen regímenes, alimentos ni productos milagro que permitan perder peso en un corto periodo de tiempo sin que conlleven consecuencias para la salud sino dietas equilibradas e individualizadas que le permitan no sólo perder peso sino cambiar a hábitos de vida más saludables para no volver a recuperarlo.

 

(1)http://www.fen.org.es/blog/la-obesidad-y-el-sobrepeso-en-espana-ultimos-datos/
(2)Basulto J, Manera M, Baladia E, Miserachs M, Rodríguez VM, Mielgo-Ayuso J, Amigó P, Blanquer M, Babio N, Revenga J, Costa A, Lucena-Lara M, Blanco E, Pardos C (Autores), Sauló A, Sotos M, Roca A (Revisores). ¿Cómo identificar un producto, un método o una dieta “milagro”? Noviembre de 2012 (actualizado: 12 diciembre de 2012).
Disponible en: http://fedn.es/docs/grep/docs/dietas_milagro.pdf
(3)Gargallo M, Basulto J, Breton I, Quiles J, Formiguera X, Salas-Salvadó J. Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos (Consenso FESNAD-SEEDO). Revista Española de Obesidad. 2011; 9 (supl. 1): 1-78.

Publicado el 5 junio 2018 en Aizea, Alimentación saludable, Dieta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top