Enfermedades transmitidas por el agua

El planeta tierra está constituido por cerca de un 75% de agua, del cual sólo el 0,008% es agua apta para el consumo humano. Este dato sorprende en países como España, donde abrimos el grifo y ahí está, agua potable a demanda con garantías de salubridad.
Pero la realidad mundial es bien distinta. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de mil millones de personas en el mundo carecen de acceso a agua potable con garantías lo que conlleva un alto riesgo de contraer enfermedades, en especial en los niños, donde la OMS calcula que cerca de 2 millones muere cada año por enfermedades diarreicas relacionadas con aguas contaminadas.

 

El agua, fuente de vida con sólo 2 litros al día

Asumimos que el agua es sinónimo de vida y de salud. Se han documentado casos de personas que tras una catástrofe natural que les deja aislados pueden sobrevivir incluso más de una semana sin ingerir alimentos pero sin agua, apenas se sobrevive unos pocos días. Esto demuestra que, sin duda, nos encontramos ante el nutriente más importante de todos, de ahí que la recomendación sea ingerir entre 1,5-2 litros al día (aunque la cantidad es variable en función de la temperatura exterior o la práctica deportiva) pero siempre dando por hecho que esa recomendación es de “agua potable”.

 

El agua, como fuente de enfermedad

La calidad del agua es una cuestión que preocupa a países de todo el mundo, desarrollados y en desarrollo. Las principales fuentes de contaminación del agua son los agentes infecciosos (bacterias, virus, parásitos), los productos químicos tóxicos (presencia de nitratos, plaguicidas o herbicidas, por ejemplo), los metales pesados (plomo, mercurio), los desechos orgánicos (heces de ganado o de humanos) e incluso la contaminación radiológica, que ponen en riesgo la salud de las personas que la ingieren.
Otro importante foco de contaminación es el uso de aguas residuales para la agricultura y la acuicultura, que transmiten esos contaminantes a los alimentos y peces que ingerimos en la dieta y que suponen un riesgo para la salud.
Las principales enfermedades transmitidas por el agua son de origen microbiano, tales como el cólera, el tifus, la anemia, la disentería, la hepatitis A, la poliomielitis o la gastroenteritis. Las consecuencias de estas enfermedades van desde la diarrea agua, los escalofríos y la fiebre hasta inflamación de hígado, bazo e intestinos y parálisis muscular, si no se tratan a tiempo.

 

Desinfección del agua

El agua en origen, en la mayoría de los casos, no suele ser apta para el consumo humano pero en países como España existen medidas globales y políticas de desinfección del agua de uso doméstico (para beber, para la higiene personal, para el cocinado de los alimentos) que garanticen que esté libre de microorganismos y de concentraciones de productos químicos peligrosas para la salud. La cloración (adición de cloro) constituye la principal medida de desinfección del agua a nivel general. Aunque a nivel casero, si alguna vez dudamos de la procedencia, también se puede recurrir a hervir el agua (por encima de los 100ºC) como medida preventiva o directamente adquirir agua embotellada.

 

 

http://www.who.int/water_sanitation_health/

Publicado el 1 diciembre 2016 en Prevención enfermedades, Seguridad alimentaria

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.net.

Back to Top
  • wholesale mlb jerseys
  • wholesale mls jerseys
  • cheap jerseys
  • wholesale jerseys