¿Conoces el plato Harvard?

Comparte este contenido:

Una de las claves para seguir una dieta sana, variada y equilibrada, no sólo se basa en comer de todo, sino también en controlar las raciones que ponemos en el plato. En los últimos tiempos, las raciones de los platos han ido aumentando de forma excesiva, ingiriendo de esta forma muchas más calorías de las que deberíamos. Nos vamos acostumbrando al tamaño de las raciones, y sin darnos cuenta, cada día añadimos un poco más de comida en el plato.

Nuestros sentidos juegan un papel muy importante a la hora de comer y podemos usarlos para nuestra conveniencia. Una de las maneras puede ser el elaborar un solo plato que contenga todos los nutrientes que necesitamos y en las cantidades adecuadas, manteniendo el sabor característico de cada alimento. De este modo, controlaremos la cantidad de cada uno de ellos pero a la vez jugaremos con los diferentes sabores y colores, eliminando esa sensación de monotonía que a veces hace poco apetecibles nuestros platos. Para ello, podemos recurrir al sencillo y práctico “MÉTODO DEL PLATO”.

 

¿En qué consiste el método del plato o plato Harvard?

Partiendo de que una dieta basada en vegetales, grasas saludables, cereales integrales y proteínas, reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas y aumento de peso a largo plazo, el departamento de salud pública de la Universidad de Harvard creo una herramienta visual para comer de forma sana y equilibrada. Ésta es el famoso método del plato o plato Harvard. A continuación te contamos cómo hacerlo en 7 sencillos pasos:

1. Dividir un plato en dos mitades iguales.

 

2. En una de estas mitades, poner verduras y hortalizas. Para mantener una dieta saludable, es importante incluir verduras de todas las medidas y colores. Sería interesante escoger las verduras y hortalizas de temporada.

 

3. Dividir la otra mitad en dos partes iguales. En una de estas mitades (1/4 del plato) incluir los alimentos ricos en hidratos de carbono. Es decir, cereales, legumbres y tubérculos. Ejemplos: patata, pasta, arroz, cuscús, pan… Es recomendable priorizar las variedades integrales, frente a las refinadas.

 

4. A la parte restante (1/4 del plato), incorporar los alimentos proteicos, como la carne, el pescado, los huevos, las legumbres…etc.

 

5. Utilizar aceite de oliva para aliñar o cocinar.

 

6. Acompañar el plato con una pieza de fruta, si es de temporada, mejor.

 

7. Por último, es importante asegurar una correcta hidratación. El agua debe ser la bebida por excelencia, evitando los refrescos y las bebidas azucaradas.

 

 

Conclusiones

El plato saludable de Harvard está destinado a la población general. Es una de las mejores referencias para llevar a cabo una alimentación saludable sin tener que pesar y medir las cantidades exactas de lo que se come. En objetivos más específicos, por ejemplo en deportistas (según el deporte) y en otros casos especiales, este método normalmente se verá modificado. En estos casos es bueno tener una base de formación en nutrición como la que ofrecemos en nuestro curso de nutrición básica. De igual forma para aquellas personas que quieran ir cambiando hábitos poco a poco y mejorar su alimentación, el plato saludable de Harvard es una buena opción.

 

Bibliografía
https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-eating-plate/translations/spanish/

Síguenos y estarás al día de nuestras publicaciones:

Fuente imagen: Pixabay – Mediamodifier

Publicado el 30 octubre 2018 en Aizea, Alimentación saludable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top