Asistimos a Expo EcoSalud 2018

Comparte este contenido:

El pasado fin de semana Aizea tuvo la oportunidad de asistir al Salón de la Salud y la calidad de vida en el pabellón 12 del IFEMA de Madrid. En su 27ª edición, esta feria se consolida como una de las más importantes del sector poniendo de manifiesto que cada vez son más las personas en nuestro país convencidas de que la salud debe ser la prioridad.

 

¿Qué hemos encontrado este año?

 

Más de 120 expositores, algunos de ellos “viejos conocidos” de este Salón y otras empresas que han apostado este año por dar visibilidad a la salud natural gracias a sus productos y servicios. Este año de nuevo, asociaciones, profesionales de las terapias naturales, empresas de dietética, complementos alimenticios, cosmética natural y productos ecológicos nos han llenado de buenas ideas y hemos podido actualizar conocimientos gracias al área de demostraciones y a las tres salas de conferencias.

 

¿Qué nos ha gustado más?

 

Sin duda las denominadas Jornadas técnicas, espacios para el intercambio de conocimientos con ponentes de alto nivel que han presentado las novedades del sector y las últimas evidencias científicas. En Aizea nos hemos interesado especialmente por algunas de las conferencias sobre complementos alimenticios, dado que es una de nuestras especialidades dentro del asesoramiento que realizamos a empresas de este sector en concreto.

  • Micoterapia, la nueva frontera de la medicina natural.

Últimas evidencias de los principales hongos medicinales (Reishi, Agaricus blazei, Cordyceps sinenesis…) que gracias a su riqueza en beta-glucanos, triterpenos y ergosterol actúan como auténticos inmunomoduladores, antiinflamatorios e incluso se plantean como coadyuvante en procesos de quimioterapia ya que actúan en sinergia con los fármacos sin interferir en su acción. Hericium erinaceus, para reducir la calprotectina en trastornos inflamatorios. Especialmente utilizado en enfermedades inflamatorias intestinales. También para la mejora de las funciones cognitivas en lesiones nerviosas al ser capaz de atravesar la barrera hematoencefálica.

  • Fitoquímicos neurosaludables en las distintas etapas de la vida

Y es que cerebro, nervios y neuronas deben estar bien alimentados. “Brainfood”.

Neurodesarrollo: Ácido fólico, vitamina B12, yodo y hierro en las primeras etapas de la vida, durante la infancia y la adolescencia. Importante también un correcto aporte de colina y de Omega 3 combinados, ya que la colina facilita que este ácido graso esencial se inserte en las membranas celulares.

Neuroprevención: reducción del estrés en la etapa adulta y síntesis correcta de neurotrasmisores. Complementos de GABA, aminoácidos precursores de dopamina y serotonina y vitaminas del grupo B para facilitar su síntesis.
Además plantas medicinales para el control del estrés, como las adaptógenas (rodiola, ashwagandha…) e incluso con acción ansiolítica (lúpulo) o antidepresiva (azafrán, hipérico, griffonia…)

Neuroprotección: en adultos de edad avanzada, reducción del daño oxidativo a nivel cerebral y control de la glucemia y de la inflamación crónica de bajo grado. Recomendadas plantas medicinales para mejorar la circulación y riego cerebral (Ginkgo biloba), la canela (junto al mineral cromo) para el control de la glucosa, cúrcuma para reducir la inflamación y extractos de plantas, frutas y verduras para el aporte de fitoquímicos con acción antioxidante que protejan al cerebro del exceso de radicales libres.

  • Microbiota, importancia para el equilibrio emocional

Cada vez más estudiado el Eje Intestino – Cerebro; En el cerebro se calcula que hay una media de 85.000 millones de neuronas y en el intestino unos 500 millones de ellas. La curiosidad es que no todos los neurotrasmisores se sintetizan a nivel cerebral; cerca del 95% de la serotonina (hormona de la felicidad) y el 50% de la dopamina (reguladora de las sensaciones de placer y de las adicciones) se producen en el intestino por eso el cuidado de la microbiota es esencial para los estados emocionales.

Pero, ¿antes de “sembrar” la flora con probióticos no habrá que trabajar el terreno? Bajo esta reflexión se plantea que el cuidado de la microbiota se hace en tres fases: cuidado del enterocito (por ejemplo con L-glutamina); Cuidado de la mucosa (por ejemplo con Omega 7) y ya como última fase sembrar bacterias beneficiosas gracias a complementos simbióticos (con prebióticos como los FOS y probióticos).
En concreto cada una de las cepas de las principales familias bacterianas presenta beneficios específicos. Para el equilibrio emocional y del sistema nervioso las cepas más estudiadas y que presentan mejores beneficios son el B. lomgum y el L. helveticus.

 

Y por último…

 

También hemos aprovechado con entusiasmo la tienda Expo EcoSalud, donde hemos podido adquirir algunos productos ecológicos y complementos alimenticios con interesantes descuentos. Para que tras lo aprendido en las jornadas técnicas y la información recibida en los distintos stands participantes, nos sigamos cuidando en casa. ¡Hasta el año que viene!

Publicado el 24 mayo 2018 en Aizea, Alimentación saludable, complementos alimenticios, cultura gastronómica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar el comentario, acepto la Política de privacidad y las condiciones del Aviso legal de Aizea.es.

Back to Top